lunes, 23 de febrero de 2015

Dichoso el corazón enamorado

 
 
Las madres carmelitas de DAIMIEL han elaborado este sencillo videoclip con una de nuestras canciones inspiradas en los poemas de santa Teresa o en los atribuidos a ella.
 

martes, 18 de noviembre de 2014

Dentro del Corazón de Jesús, canciones del Padre Tarín

Hace unos meses, la causa de beatificación del padre Tarín publicó nuestras canciones inspiradas en la vida y en la obra del venerable jesuita cuyo sepulcro se halla en el templo del Sagrado Corazón, de los jesuitas, en la calle Jesús del Gran Poder de Sevilla.
Son canciones cuyo tema más relevante es la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, promovida por el padre Tarín, además de la Eucaristía, la misión, la alegría del Evangelio, etc.

Puedes escuchar estas canciones en el siguiente enlace:

Padre Tarín: Dentro del Corazón de Jesús, canciones de José-Manuel Montesinos

sábado, 8 de marzo de 2014

MUJERES DE EVANGELIO



"Feliz día de la mujer a todas vosotras, mujeres de Evangelio"
 
MUJERES DE EVANGELIO,
SIEMPRE AHÍ,
SIEMPRE AHÍ,  
AHÍ SIEMPRE.
ELLAS SON EL FUNDAMENTO,
CALLADAMENTE
DANDO EL SÍ
SIEMPRE,
SIEMPRE AHÍ.


  1.      Ahí vienen en grupo tres Marías
y ahí llega Susana,
con Juana y Salomé:
comparten el pan nuestro cada día,
asisten con sus bienes,
mas lo mejor que tienen
es fruto de su fe.

Los hombres escaparon, tan cobardes,
ellas permanecieron,
camino de la Cruz:
el amor es el fuego en que arden;
ni el miedo ni la tumba
apartarán ya nunca
sus ojos de Jesús.

2.      Ahí Marta y María de Betania:
acogedora mesa,
buena conversación.
Derraman la amistad como fragancia,
resuelven lo imprevisto,
confiesan fe en el Cristo,
Vida y Resurrección.

Marta, la atribulada, siempre inquieta;
María, soñadora
en su contemplación.
Si la desgarradora muerte intenta
matarles la esperanza,
levantan su confianza
en el Hijo de Dios.

3.      María de Magdala, entre estas flores,
destaca por su aroma,
amor puro de mujer.
Ella es “la apóstol de los apóstoles”,
es la mejor testigo
desde que halló al Amigo
que sana nuestra sed.

¿Quién confundió los nombres? ¿Quién olvida
la ofrenda de la viuda
que es toda caridad;
la niña que salió de muerte a vida,
la adúltera que amaba
o la samaritana
que anuncia la Verdad?