sábado, 27 de marzo de 2010

ABANDONO


“Padre mío pongo mi espíritu en vuestras manos. Padre mío me confío a vos, Padre mío me abandono a vos; Padre mío, haced de mí lo que os plazca; sea lo que sea lo que hagáis de mí, os lo agradezco; gracias por todo; estoy dispuesto a todo; lo acepto todo; os doy gracias por todo; con tal que vuestra voluntad se haga en mí, Dios mío; con tal que vuestra voluntad se haga en todas vuestras criaturas, en todos vuestros hijos, en todos aquellos que aman a vuestro corazón, no deseo nada más Dios mío; pongo mi alma en vuestras manos; os la doy, Dios mío, con todo el amor de mi corazón, porque os amo y para mí es una necesidad amar, el darme, ponerme en vuestras manos sin medida; yo me pongo en vuestras manos con infinita confianza, porque vos sois mi Padre".
Charles de Foucauld




Padre mío, Tú haz
lo que quieras de mí,
me abandono a Ti,
de Ti me fío.
Padre mío, Tú haz
lo que quieras de mí,
me abandono a Ti,
y en Ti, Padre mío.

Lo que Tú hagas de mí
te lo agradezco,
estoy dispuesto a todo,
todo lo acepto,
con tal que tu voluntad
se realice en mí
y en todas tus criaturas,
con tal que tu voluntad
se realice en mí,
no deseo nada más.

Padre mío…

Pongo mi vida en tus manos,
te la confío;
todo mi amor te lo entrego
a Ti, Dios mío.
Es una necesidad
del que ama el amar
y entregarse sin medida,
es una necesidad
del que ama el amar
con confianza infinita.

Porque tú eres…
Padre mío…


Letra y música: José-Manuel Montesinos
27 de marzo de 2010, Sábado de Pasión

No hay comentarios: